¿Cuáles fueron las grandes equivocaciones de Naamán? Despertando a la gravedad de la situación, Faraón manda llamar a Moisés y Aarón, a quienes ordena que se vayan de Egipto con toda prisa, juntamente con todos los israelitas y sus animales. De la misma manera, muchos en nuestros días han escuchado la Palabra de Dios que condena su idolatría y demás pecados, pero en su rebeldía no hacen caso. ¿Cómo manifestaron su arrepentimiento los creyentes en Éfeso? Al decir esto está pensando en las instrucciones de Dios en cuanto a la redención de una heredad perdida, Levítico 25:25, y la perpetuación del nombre de una familia que está por acabar, Deuteronomio 25:5 al 10. Para ser salvo cada persona necesita comprender quién es delante de Dios. ¿Qué nos enseña la Biblia acerca de la resurrección de los muer­tos? En la última lección, presenciamos el primer milagro de Jesús. ¡Cuán preciosas son las promesas que el Señor hace a aque­llos que lo aceptan por la fe! mene: Contado. ¿Cuál fue el nombre del adivinador a quien él pagó a fin de maldecirles? En Pafos residía un procónsul llamado Sergio Paulo, quien era un oficial romano, el segundo en categoría en la isla. A través del libro de Hechos de los Apóstoles, desde el capítulo 2 que nos relata del día de Pentecostés, vemos como Dios, primeramente por Pedro y des­pués por Pablo, presentó el evangelio a los judíos. El pueblo de Israel acostumbraba hacer esto to­dos los años cuando celebraba la fiesta de los tabernáculos. Tal vez él pensaría en la profecía de Jesús tocante a la muerte de mártir que él debería soportar cuando fuere viejo, Juan 21. «Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego», dice Juan. Dirigido por Moisés, Aarón echa su vara en tierra, y ésta se torna culebra. 5 ¿Qué es lo que recuerda la cena a los creyentes hoy? De ahí que Dios dice en Romanos 10.13 que todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo. 3 ¿Hacia dónde lo llevaron los madianitas? Texto para aprender de memoria— los menores: Mateo 13.37, El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; En la parábola del sembrador, el Señor Jesús nos explicaba por qué algunas personas pueden escuchar el evangelio sin ser salvadas, mien­tras que otras personas, al escucharlo, creen y reciben vida eterna. No debiera haber ido a vivir entre los enemigos de Israel, pues a pesar de la tran­quilidad relativa que gozó allí por un tiempo, un día le sobrevino una tragedia. Jesús es mucho más poderoso que yo, y seguramente por su palabra Él puede sanar a mi siervo”. Con todo cuidado cumplen esta orden, atando todo aquello que para nada sirve, y llevándolo a otra parte, le prenden fuego. ¿Cuál fue la obra más grande que Salomón hizo? Cuando David se presentó delante del rey, éste lo quiso mucho, de manera que le hizo su escudero. ¡Ciego, encade­nado y moliendo en la prisión, llega a comprender que “el camino de los transgresores es duro!” Proverbios 13:15. Levantándose, corrió a Elí, listo a servirle, pero Elí le dijo: “Yo no he llamado; vuelve y acuéstate”. Una vez llegado, es tan grande el gozo que siente que no lo puede contener, así que llama a sus amigos y vecinos para que vengan a celebrar juntamente con él el rescate de la oveja perdida. En esta lección vemos de nuevo que Dios, para poder perdonar los pecados, tiene que ver la sangre del sacrificio. Antes vimos como él, después de su predicación en el día de Pentecostés, utilizó la llave llamada el arrepentimiento, y tres mil judíos, cruzando el umbral, aceptaron al Señor. La gran mayoría de adultos que salieron de Egipto han muerto, y una nueva generación ha crecido. “Voy a tener que buscar trabajo, pues si no, me muero”, pero en todas partes donde pregunta le dicen que no hay trabajo. Este, viendo el cansancio y hambre de su hermano, calculó que era el momento indicado para quitarle un privilegio que por mucho tiempo le había envidiado. Podemos imaginarnos su gozo al ver que entre los que le siguieron, venía Crispo, el mismo prepósito, o presidente de la sinagoga. Texto para aprender de memoria— los menores: Mateo 25.6, ¡Aquí viene el esposo! No obstante, la voz dijo a Pedro que él no debía llamar común aquello que Dios había limpiado. En la calle nos encontramos con un hombre a quien preguntamos al respecto. Es una manualidad muy sencilla que os puede servir para hacer un montón … Es algo que Moisés no puede soportar, pues ve que todos ya han quebrantado la santa ley que él lleva en sus manos, de manera que, enojándose sobremanera, arroja las tablas en tierra, quebrándolas. Sin embargo; por medio de su palabra Jesús restableció la mano seca del hombre, trans­formándola en una mano útil. Como Moisés hirió la peña con su vara, así Dios azotó a Jesús con la vara de la ira divina, mientras llevaba nuestros pecados en su cuerpo santo. 1. Agripa conocía muy bien la historia de su familia, una historia de continua opo­sición a la voluntad de Dios. ¿Por qué debo darles permiso para que adoren a un Dios que no conozco?” y dice a Moisés “¿Quién es Jehová? ¿Cómo manifestó el padre su amor y perdón? En el mismo instante, se aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, que se asentaron sobre cada uno de los discípulos. Además, sabían que el tiempo indicado para la pesca era la noche y no el día. Y nosotros sabemos por Isaías 53:6 que «todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino». Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo». El ángel que descendió es figura de Jesús, pues vino del cielo trayendo luz y libertad. Ha llegado el día más crítico en la vida de Pilato, pues por delante tiene al único Salvador de los pecadores, y parece darse cuenta de que Jesús es diferente de todos los demás presos que han comparecido ante él. Jesús nos dice en Mateo 12:42 que en el día del juicio la Reina del Sur será testigo en contra de aquellos que no creen en Él, pues ella vino des­de lejos para conocer la sabiduría de Salomón, y cuando le vio, creyó y se fue gozosa. Agripa y Berenice, su hermana, se sentaron en la sala de audiencia con los oficiales del ejército y los hombres principales de la ciudad, quienes conversaban con liviandad mientras esperaban la llegada del prisionero. El veneno que corría por sus cuerpos tipifica el pecado que entró en los primeros seres humanos cuando fueron vencidos por la tentación de la serpiente antigua, Satanás. ¿Cómo manifestó Mefi‑boset su amor para con David en ausencia de éste? Más información. Pero, sí, tienes que nacer otra vez, de una manera nueva, pues Yo te estoy hablando de un nacimiento espiritual. Porque ha mirado la bajeza de su sierva”. Lectura con la clase: Lucas 3.2 al 4, 15 al 23, Mateo 14.3 al 12. En cambio, después de resucitado, ordenó que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones. Era un corredor alto y espacioso, con una doble hilera de columnas corintias de mármol blanco. Por fin los discípulos se acercaron a su Maestro para decirle que convenía despedir a la gente para que fuesen a buscar alojamiento y comida en las aldeas. De repente prorrumpen alabanzas de los corazones de los presentes, pues tanto los que andan delante como los que siguen detrás exclaman: “¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! Lo que hicieron los cuatro amigos, es lo que Dios espera que hagan todos los creyentes, es decir, llevar a los pecadores al Salvador. Al preguntar éstos, “¿Dónde quiere que la preparamos?” el Señor les explica que al entrar en la ciudad se encontrará un hombre que lleva un cántaro de agua, a quien deben seguir hasta la casa donde entre. Por algunos instantes el espíritu inmundo, sacudiendo con violencia al hom­bre, gritaba, y luego salió, dejándole tranquilo. Es posible tener conocimientos de la Biblia como también es posible cantar himnos y coros y sin embargo no tener gozo ni la seguridad de la salvación. No hay otra historia en el Antiguo Testamento que se cuente en forma tan amplia, pero seguramente la razón de esto es que en José hallamos uno de los tipos más perfectos del Señor Jesús. Al convertirse uno al Señor Jesús, Él no lo lleva al cielo de una vez para estar en su presencia, sino que, al igual que en el caso del hombre de esta lección, le envía a sus amigos y familiares a fin de que éstos también sepan de la salvación y se conviertan a Él. Estos ya sabían algo acerca de Jesús, pero nunca antes habían escuchado el mensaje que explica la salvación que Él ha provisto mediante su muerte. En tan terrible prisión permaneció durante tres días y tres noches. (Aun en este grupo hay dificultades, pero la sabia respuesta de Moisés lo arregla todo, a la vez manifestando que sólo le interesaba el bien del pueblo). Pero mientras contemplamos la escena, súbitamente se realiza un cambio, pues Amalec, cobrando nueva valentía, vuelve sobre los israelitas, de modo que éstos huyen aterrados. ¡Pobre hombre! Pensando que era un hombre nada más, le di­jo que Él no tenía con que sacar el agua del pozo que era muy profundo. David, al ir a vivir entre los filisteos, pecó contra Jehová, pero al vol­ver de corazón a Él, fue perdonado y ayudado a recobrar lo que había perdido. Sin embargo, luego se encon­tró con un caballero judío llamado Aquila, quien con su esposa, Priscila, tenía una fábrica de carpas. Termina el relato Juan, diciendo: «Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró». Así que, acompañado por un fiel siervo de Dios llamado Silas, partió en su segunda gira misionera. No obstante, según el Señor, ellos también eran sus prójimos. De pronto, un ruido en el techo distrae la atención de los oyentes, y mirando todos hacia arriba vemos que poco a poco alguien está haciendo una abertura en el techo. ¿Cuál era la costumbre antaño al celebrarse unas bodas? ¿cuál será la suer­te de los demás? Los israelitas miran hacia atrás, y rápidamente la noticia pasa de uno a otro, “¡Faraón viene con su gran ejército!” Al oir esto, temen en gran manera y empiezan a clamar a Dios, olvidándose por completo de todo lo que Él ya ha hecho. 1 Los levitas de quienes acabamos de estudiar, ¿qué trabajo hacían? Ya que Asuero necesitaba otra reina que reemplazara a Vasti, mandó juntar a las jóvenes más hermosas de todas las provincias de su reino a fin de escoger a la más bella. Pero es de imaginarse que Saúl quedaría pasmado cuando Samuel, sin que se le preguntara ninguna cosa, dijo que no se preocupara por las asnas, pues ya se habían hallado. Se había resignado a morir junto con su hijo ya que no les quedaba recurso alguno. Estudio de parte del maestro: Hechos capítulo 10 y 11.1 al 18, Lectura con la clase: Hechos 10.1 al 16, 19, 23 al 27, 34, 35, 42 al 44, Texto para aprender de memoria— los menores: Hechos 10.43, Dan testimonio todos los profetas, que todos los que en Él creyeren, recibirán perdón de pecados. “¿Tú sientes lo de la calabacera?” le dijo el Señor. 4 ¿Cuál fue el resultado de la confusión de las lenguas? Vemos que los cuatro primeros mandamientos tienen que ver con Dios y los que siguen con nuestros semejantes. No era un puerto cómodo para invernar, pero Pablo, previendo grave peligro, advirtió que si continuaban viaje, sería con mucho perjuicio. Cuando toda la profecía de Samuel se cumplió y Saúl llegó a la casa de su padre, el profeta mandó a las tribus de Israel a juntarse en el pueblo de Mizpa. A fin de revelar el secreto a Pedro, Jesús preguntó primero a todos los discípulos sobre las opiniones que la gente tenía acerca de su persona, diciendo: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” Ellos contestaron que había muchos pensamientos diferentes, pues algunos opinaban que Él podía ser Juan el Bautista, o Elías, o Jeremías, o algún otro de los profetas. Juan sabía, pues, por la palabra de Dios Quién era Jesús, y dio su testimonio, diciendo: «Este es el Hijo de Dios». Estudio de parte del maestro: Lucas 16.19 al 31. (Véanse Mateo 10.14,15; Marcos 16.15,16). Era un gesto de amor y compañerismo, de modo que lo vemos como un último esfuerzo que el Salvador hace a fin de desviar al discípulo de su mal camino. Dice dentro de sí, “No veré cuando el muchacho muera”, y sentándose a corta distancia, se pone a llorar. Unos al morir descenderán a los tormentos mientras que otros recibirán justa retribución cuando el Señor venga en llama de fuego. Le dijeron que el Dios de ellos podría librarles, pero si por algún motivo Él no quisiera hacerlo, ni aun así adorarían la estatua de oro. Mientras caminan hacia la casa, debemos echar una mirada al centurión, quien está meditando en lo que ha hecho. Entonces se dan cuenta, con desesperación, que no hay agua en ninguna parte. El rey la leyó, y al enterarse del contenido, la expresión de su rostro cambió grandemente, y él exclamó: “¿Por qué Ben‑adad me envía a un leproso? Hoy vamos a fijarnos en un soldado israelita, llama­do Acán, quien, al igual que sus compañeros, participó en la destrucción de aquella ciudad impía. los mayores: 1 Samuel 15.22. La fuente que contenía agua nos habla de la Palabra de Dios, la cual nos purifica, haciendo posible una comunión con Él. Sin embargo, Ester no pudo contentarse con estas bendiciones, pues aún estaba expuesto a muerte todo el pueblo judío. ¿De cuántas clases de tierra habló Jesús en la parábola? Este tenía novecientos carros de hierro y un numeroso ejército bajo el mando de un general que se llamaba Sísara. (8.19) Sus siervos le advirtieron. Al morir, su cuerpo es embalsamado por los médicos de Egipto, y después de muchos días de luto, José con sus hermanos, acompañados de personajes importantes del gobierno egipcio, llevan a Jacob a Canaán donde lo entierran al lado de los restos de su esposa. Este fue llevado a la tierra de los caldeos poco después de Daniel. En nuestras lecciones sobre Daniel y Ester hemos visto que Dios pro­tegió y bendijo maravillosamente a su pueblo durante el período de su cautividad bajo los caldeos y persas. El profeta Zacarías, admi­rado y encantado por lo que estaba presenciando (pues según las mejores traducciones él es quien habla) dijo: “Pongan mitra limpia sobre su cabe­za”. Hasta aquí hemos tenido el privilegio de ir con el Señor Jesús a dife­rentes lugares, donde ha manifestado su simpatía para con los enfermos y también su poder para auxiliarles. Bernabé era de Chipre, así que es de suponer que estaría muy contento que Dios los hubiese llamado para llevar el evan­gelio hasta allá. Le dice que vuelva al rey para decirle que Él le va a sanar de su enfermedad, y que además le va a añadir a su vida quince años, durante los cuales le protegerá de sus poderosos enemigos que traman su destrucción y la de la ciudad de Jerusalén. Lectura con la clase: Mateo 26.30, 36 al 56, Texto para aprender de memoria— los menores: Mateo 27.4, Yo he pecado entregando sangre inocente. Entonces el ángel, extiende el báculo que tiene en su mano, toca con la punta en estas cosas, y fuego sube de la peña, el cual las consume. Pero, sabiendo que el diablo trata de ponerle una trampa, rechaza la tentación de manifestar su deidad por un milagro. A este testimonio, Lucas añade lo siguiente en Hechos 1.3: “Se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoles durante cuarenta días”. Un viajero iba por la senda angosta, muy serpenteada y peñascosa que va pendiente abajo, de Jerusalén a Jericó, pueblo que dista unos 35 kilómetros. 3 ¿Cuál es la tentación que demuestra el gran poder del diablo? Los judíos se enojaron frente a esta declaración del Señor, pero el ciego no, sino que parece haber nacido en su corazón una gran esperanza. Con más lentitud vinieron los otros discípulos, trayendo la red llena de peces. Ahora es Pedro quien tiene la oportunidad de presentar el mensaje de salvación. Se acercaba la fecha cuando el pueblo judío debía celebrar la pascua, aquella fiesta que les recordaba anualmente la liberación de sus antepasa­dos de la esclavitud en Egipto. Al igual que Dios envió al ángel Gabriel a María con un mensaje acerca de Jesús, hoy envía a sus siervos a predicar el evangelio a los pecadores. Al igual que los personajes de la historia vagaban por el desierto, los niños no salvados se han descarriado como ovejas, apartándose cada cual por su camino. ¿Cómo manifestó el hijo su arrepentimiento? Al igual que Mefi‑boset, nosotros por naturaleza somos cojos: no po­demos andar, es decir, conducirnos de una manera que agrada a Dios. Al mediodía, tres mensajeros celestiales llegaron a la carpa de Abraham, donde reposaron y comieron el buen almuerzo que les prepararon éste y su mujer. Nuestro guía nos informa que este niño se llama Moisés y que es hijo de la hija de Faraón. 1 ¿Qué buscaron los israelitas en Refidim sin encontrarlo? Rahab les dijo que debían buscar a los hombres en otra parte, y se sintió muy contenta cuando se fueron sin allanar la casa. ¡Cómo tiene que haberse puesto pálido Joacim cuando supo que las huestes caldeas se acercaban! Luego aparece un grupo de mujeres, algunas de las cuales traen pelos de cabras para las cortinas, y otras, espejos de metal para la fuente. 15- Jesús amigo de los pecadores: PDF. 2 Al llegar a la ciudad de Abraham en Mesopotamia, ¿qué hizo el siervo? Ellos tan sólo han pedido que Dios quite las serpientes, pero ¿qué de los centenares de seres mordidos que han de morir? Pero tal como Dios sanó a Naamán, también puede sanar al desahuciado pecador, limpiándole con la sangre de Jesucristo, de la cual está escrito que “la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”. Además, comían carne de animales ahogados y de ciertas clases que Dios había prohibido para los judíos bajo la ley de Moisés. Delante de él arde una zarza, pero no obstante ésta no se consume. Log in with Facebook Log in with Google. No obstante Faraón no dio atención a esto. Pero leemos que «Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo». La muerte es siempre motivo de tristeza aun cuando la persona que muere es salva y parte para estar con el Salvador en el cielo, pues los que quedan le echan de menos. Entonces con palabras aclaratorias le contestó, satisfacién­dole completamente en todo detalle, pues Dios le había dado grande sabi­duría. La página net mundoprimaria.com agrupa multitud de herramientas digitales para niños, tanto en educación primaria como en infantil. En figura, Abraham recibió a su hijo de la misma muerte. Rebeca, quien tiene muy buena voluntad, saca también agua para los diez camellos sedientos, lo que deja maravillado al siervo, pues todo esto es precisamente la señal que él pidió al Señor. El Espíritu de Jehová que obró en él es el mismo Espíritu Santo, quien, morando en el creyente, le fortalece para vencer al malig­no y para librar a los pecadores perdidos de su dominio. Es que en aquellas tierras vivía una niña endemoniada, es decir, un espíritu malo moraba en ella, y muchas veces la hacía sufrir terriblemente. Ellos, al ver su altura y buena presencia, clamaron con alegría, “¡Viva el rey!”. Estudio de parte del maestro: Mateo 2.1 al 23. Además, si le salvó de aquel peligro, fue para utilizarle para la bendición de las personas que le rodeaban. De veras”, contestaría el otro, “pero, ¿cómo puede ser, pues él no es de Mesopotamia, y cómo sabe hablar así?” Al dejar de hablar el primer discípulo, se levantaría otro para ha­blar en el idioma de los medos, y así por el estilo los discípulos, uno tras otro, hablaron hasta que todos los representantes de las diferentes naciones oyeron la Palabra de Dios. Booz va a la puerta de la ciudad donde espera hasta que llega el pa­riente de quien él habló a Rut, y al llegar éste, Booz le dice que tome asiento. En aquellos tiempos no tenía remedio, sino que tarde o temprano resultaba en la muerte. En verdad, en la contestación del Señor hay tres parábolas, pero hoy consideraremos solamente la primera. En este lienzo había toda clase de ani­males, de reptiles y de aves. ¿Qué habrán pensado los soldados que se turnaban custodiando al após­tol? En el idioma hebraico, expresan lo que sienten todos ellos: “Verdaderamente hemos pecado …” (42.21). Al final de nuestra última lección, dejamos a Saulo en Damasco, donde, en compañía de los creyentes, predicaba el evangelio con éxito. Esto instó a uno de los presentes a decir, “Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios”, y Jesús, quien jamás pasaba por alto una oportunidad para enseñar a los seres huma­nos acerca de Dios y su salvación, contó la parábola que nosotros he­mos leído. Estos extendían sus alas a fin de cubrir el arca. Aun cuando Pablo no hubiera de­seado hacer semejante cosa, accedió a los deseos de sus hermanos. Del mismo modo los muchachos hoy deben aceptar al Señor Je­sucristo, recordando que en el segundo salmo Dios dice: “Honrad (Besad, en algunas versiones) al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino …. El Señor le dice que ha contestado bien y que haga esto y vivirá, pero el doctor sabe que jamás podrá alcanzar esta perfección. ¡Qué acontecimiento tan milagroso! Ezequiel comenzó a predicar y he aquí sintió un ruido seguido por una conmoción, y se acercaban los huesos cada hueso a su hueso correspon­diente. Así que, empleando astucia, le acusan de pretender ser rey, insinuando que es rival del César; lo que pone a Pilato en un gran dilema, pues no quiere que nadie le tache de infiel a su emperador. Es muy pobre ahora, pero Dios en su grande misericordia va a suplir toda necesidad de ella por medio de la misma cosecha, pues la gente de Belén está empezando la siega de la cebada. Víctima de su propio edicto, Darío mandó que Daniel fuese echado dentro del foso de los leones. Texto para aprender de memoria— los menores: 2 Timoteo 3.15, Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras ; Hoy hallamos al Señor Jesús sentado a la orilla del mar de Galilea, donde una gran multitud se congrega en derredor suyo. La parálisis simboliza la impotencia del pecador, pues el paralítico no podía hacer nada, ni tampoco podían sanarle los médicos. 5 ¿Cómo nos hablan de Jesús los dos animales? Nos admiramos de la paciencia del Señor, pues en vez de enojarse con su siervo desobediente, le provee de tres señales, mediante las cuales debe convencer a los israelitas quien le ha enviado. Luego que se supo lo que había acon­tecido, cayó temor sobre la gente, y muchos se convirtieron al Señor Jesús. Estudio de parte del maestro: 1 Reyes 10.1 al 13, Texto para aprender de memoria— los menores: Mateo 12.42, La reina vino de los fines de la tierra para oir la sabiduría de Salomón, y he aquí más que Salomón en este lugar. Cuente lo que hizo Saúl, procurando matar a David. Estudio de parte del maestro: Lucas 24.50 al 53, Hechos 1.1 al 11. Yo desarrollo mis clases de escuela dominical para ninnos de 3-7 annos. ¿Por qué están prendidas solamente cinco lámparas? Por tercera vez se oye la voz del Creador y las aguas profundas de los mares que cubrían la faz de toda la tierra se juntan para dejar los continentes e islas a la vista. ¿Qué le aconteció al viajero de la parábola que Jesús contó? Judas Iscariote, el tesorero y traidor, ya ha comenzado a calcular el valor del perfume, e indignado, exclama, ‘‘¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?” En aquel tiempo, un obrero ganaba un denario diario (Mateo 20.2), de modo que el obsequio de María representaba una suma considerable de dinero, es decir, el salario anual de un obrero. Dicen: «En la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Hoy la puerta de salva­ción está abierta para todos, pero de un día a otro Dios la cerrará. En la lección de hoy, no nos ocuparemos de un milagro hecho por Jesús, sino de un gran secreto que Él reveló a Simón Pedro. ¿Qué hacían los israelitas todos los años para la fiesta de los tabernáculos? El Señor Jesús dice terminante­mente que “el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”, y en otra parte se nos dice que, “si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él”, Juan 3:5, Romanos 8:9. 2 Describa lo que aconteció cuando José llegó donde sus hermanos. Sin duda sus siervos contarían a sus conocidos en el pueblo de los ricos manjares que ellos servían a su señor y a los amigos que se festejaban a la mesa con él, y algunos de los pobres le tendrían mucha envidia. Clase Dominical Para Niños. ¿Cuál fue el plan que éste tramó en contra de los judíos? Navegaron lentamente muchos días hasta arribar por fin a un pueblo en el sur de Creta que se llamaba Buenos Puertos. Son muy lindas. Tiene que haber sido grande su sorpresa cuando temprano por la mañana una voz desde tierra les alcanzó con la siguiente pregunta, “Hijitos, ¿tenéis algo de comer?” Era el Señor que había llegado, y ellos no estaban esperándole. ¿Qué es lo que nos enseña esta escena en cuanto al cielo y el reino futuro de Jesús? Así se cumplió la profecía que en Isaías 53 decía que aun cuando los impíos pensasen sepultarlo con los ladrones, su cuerpo sería puesto en la tumba de los ricos, pues envuelto en lienzos con las especias, lo depositaron en un sepulcro nuevo donde ningún hombre había sido puesto. En el mundo entero hoy día existe un solo rebaño, el rebaño que el Señor Jesús en otra parte llama «mi igle­sia”, y Él es el Pastor del rebaño. Expliquen como los israelitas destruyeron la ciudad de Hai. En seguida murió Moisés y fue enterrado por Jehová. El apóstol Pedro escribió a los salvados de su tiempo, diciendo: «Erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor». Era un cuadro pre­cioso, y una conversación de sumo interés y provecho, pero los discípu­los nada vieron, pues dormían. Por boca de Moisés, Jehová había advertido que tal sería la mal­dición de los israelitas si éstos se rebelasen contra Él, Deuteronomio 28:15, 23, 24, 11:13 al 17. Tenían religión, pero no había ninguna realidad en ellos. Siendo helada la noche, tomó asiento cerca del fuego que habían prendido los servidores del pon­tífice. “¿Por qué no consolidarlo mediante una sola religión, obligando a todos mis súbditos a practicarla?”. El israelita salía de la ciudad al morir el sacerdote, pero nosotros, una vez refugiados en Cristo, no saldremos jamás, pues Él nunca morirá, Romanos 8:1, Hebreos 7:23 al 25. Algún tiempo después del nacimiento de Jesús, se ven entrando por una puerta a la ciudad de Jerusalén, unos viajeros en camellos. Clase de Escuela Dominical • 9:30 Llegar y limpiar / arreglar el salón • 9:45 – 10:00 – Recibir a los niños • 10:00 ... que concuerdan con la lección • Enseña una cancion nueva cada semana o por lo menos cada mes • … Tal vez pensarían, “¿No se ha equivocado Dios en traernos para acá en este tiempo?” No obstante, Je­hová sabe qué es lo que hace, pues por la misma siega Él tiene almace­nada abundancia de alimentos para su pueblo, y sólo falta que demues­tre su poder a favor de ellos. El salmista, hablando de los más ricos del mundo dice, “Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al her­mano, ni dar a Dios su rescate, porque la redención de su vida es de gran precio”. A pesar de las bendiciones que a manos llenas derramaba, Él veía que hacían falta colaboradores. Todo el día estuvo ocupado, pues la gente hallaba tan diferentes sus en­señanzas a las tradiciones que sus guías religiosos les habían enseñado, y se sentía tan arrobada por la simpatía del Señor que nadie se preocupó por la comida que les hacía falta. El segundo versículo nos causa admiración porque no habla de hermosura, sino que revela una tierra desordenada y vacía. Así que Josué envió solamente unos tres mil hombres, quienes creyendo ganar una fácil victoria, partieron con entusiasmo. Otro pensamiento más sube a la mente del rico, el cual aumenta sus tormentos, pues se acuer­da de sus cinco hermanos que en la tierra llevan la misma vida de indi­ferencia que le caracterizó a él. Acabada la comida, Él despidió a las gentes, y diciendo a sus discípulos que fueran adelante en el barco, quedó solo en el monte donde se puso a orar a Dios. Recordán­dole acerca del edicto que él había firmado recientemente, acusaron a Daniel. Después en la escalera aprendemos que hay un camino que conduce al cielo (Juan 14.6), y una escolta de ángeles que sirve a los santos (Hebreos 1.14). Hoy sucede lo mismo, pues muchos hablan de “nuestro Señor Jesucristo” cuando en sus corazones existe solamente el pecado y la desobediencia. Al tomar asiento nuevamente a la mesa, Jesús con suma tristeza dice: “Uno de vosotros me va a entregar”, ante lo cual los discípulos se miran, dudando de quién habla su Maestro. Estudio de parte del maestro: Filemón 1 al 25, 2 Timoteo 4.1 al 22, Lectura con la clase: Filemón 10 al 12, 15 al 18, 2 Timoteo 4.6 al 11, Texto para aprender de memoria— los menores:  Filemón 18. Necesita creer que, según la palabra de Dios, su nombre es «pecador». Administrador blog Compartir Materiales 2019 también recopila … Es conmovedora la escena que nuestro capítulo presenta, pues describe el último día que Elías iba a vivir en la tierra. Pilato pensó ganarse la amistad de los judíos y la del César, pero la historia relata que poco tiempo después de la muerte de Cristo, a causa de algunas quejas formuladas por los samaritanos, el emperador lo desterró y Pilato se suicidó (probablemente en Suiza). Después del reino de los caldeos, se levantó el de los medos y per­sas, 5:31. Corriendo, el padre le sale al encuentro, y con lágrimas le abraza y besa. El pas­tor, velando por el bienestar de su rebaño, no le permite ir a ningún estero turbio, sino que lo lleva a los pozos de agua limpia. Cuando llegó Eliseo con la madre, Giezi salió a su encuentro, diciendo: “El niño no despier­ta”. Estos tuvie­ron miedo al ver que el que había sido endemoniado estaba sentado tran­quilamente a los pies de Jesús. En el maná y el agua de la peña, hemos visto a Jesús como a aquel que alimenta nuestras almas y nos satisface. Manifestando un espíritu de hospitalidad, quizá inesperado, juntaron leña y prendieron fuego a fin de aliviar los sufrimientos de los visitantes. Otra importante declaración hace Juan. Van pasando los días, y por fin ambas familias pueden ocupar sus nuevas habitaciones. En aquella ciudad vivía una mujer bondadosa quien le invitaba siempre a comer en su casa. La congregación de Israel, disgustada con lo acaecido, quiso matarlos, pero los príncipes les disuadieron, haciéndoles ver que ya se habían comprometido bajo juramento de no dañarlos, de modo que so­lamente podrían reducirles a servi­dumbre. Después vino un levita que también era religioso, tal vez miembro del coro que cantaba las alabanzas de Jehová en el templo. Los días pasaban sin esperanza; las noches le eran interminables. ¿quién le mató a él? 3 ¿Dónde estuvo Moisés durante la batalla? Mira hacia el cielo; se dirige a su Padre, dándole gracias por haberle oído, y ruega por la gente que le rodea en el cementerio para que crea que verda­deramente fue Dios Quien le envió al mundo. Se necesita algo más, y Dios en su grande misericordia les provee precisamente el remedio. Los dos hombres, impresionados por este anuncio extraordinario, se alejan de Juan y parten en pos del Señor Jesús. Termi­nado aquel acto, el pueblo cantaba las palabras del capítulo 12 del libro de Isaías: «Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación». ¡Cuán felices tienen que haberse sentido viendo como las llamas destruían aquellas enseñanzas pecaminosas! Ahora, Jesús se vuelve hacia ellos para decirles: “¿Por qué estáis así amedrentados? Nuestra oración es que estas fáciles enseñanzas de Escuela Dominical planten las semillas para que muchos niños, … ¡Qué honores son los de él! Tal vez leería el Salmo 72 que describe la gloria del rey venidero, y haría ver que todos aquellos pasajes hablaban de Jesús, al­gunos habiendo sido cumplidos ya. Es suficiente: la mujer, dejando su cántaro, va a la ciudad y dice a los hombres: «Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. Abandonando el palacio, huye al desierto de Madián. “No os afanéis por vuestra vida”, dice el Salvador, y Él habla de las aves que no tienen graneros, sin embargo Dios les provee de lo necesario. Era de noche cuando llegó al lugar donde se encontraba Jesús. ¿qué le hizo a Él? En el tiempo que Dios había dicho, nació el hijo, al cual Abraham puso el nombre de Isaac, que quiere decir risa. Al oir el evangelio, de inmediato profesan creer­lo, pero jamás se reconocieron por pecadores; no hay en ellos ningu­na convicción de pecado, ni como consecuencia, ningún arrepentimien­to genuino. Los otros soldados tampoco les divisaron mientras salían, y al llegar a la puerta de hierro que conducía a la ciudad, ésta se les abrió de suyo. Los milagros contra la magia versículos 11 al 20. El camino que conducía hasta allí era, en algunas partes, solamente una senda angosta que pasaba entre cerros altos. El compañerismo de Elías con Eliseo 2 Reyes 2:1 al 5. ¡Cuánto no quería ser sanado para poder reunirse con su esposa y sus hijos; cada memoria de ellos le causaba hondo dolor, mayormente al recordar que para la lepra no había remedio! En la residencia real David aprendió a portarse como siervo, lugar donde más tarde reinaría. Hay quienes creen que el evangelio puede quitarles cuanto gozo tienen, y convertir sus vidas en tristeza, pero el caso que acabamos de estudiar demuestra que es todo lo contrario. vicky de saravia. ¿Qué harán los no salvados cuando tengan que andar solos sin el Pastor, por el valle de sombra de muerte? Nadie tenía la menor idea de lo que el Señor estaba por hacer, de ahí que Marta, expresando el pensamiento de todos, dijo: «Señor, hiede ya, porque es de cuatro días». Mandó a algunos soldados a buscar al apóstol, y hallado, lo metieron en la cárcel. En igual forma, para hacer extensiva hasta nosotros la salvación que nos hacía falta, Jesús en la cruz extendió sus brazos. Era famosa como centro de la sabiduría humana, y también por su arte y arquitectura. Hemos leído que “en todo asunto de sabiduría e inteligencia que él les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino”. Es de creerse que al acercarse a la casa del amo, su corazón latiría más rápidamente, y que con vergüenza se presentaría ante él. Su felicidad duró poco, pues luego la muerte visitó el hogar, y Elimelec les fue quitado. Cuando los caldeos entraron en la ciudad de Jerusalén, ¿qué hicie­ron allí? Nuevamente le habló Jehová mandándole que hablara al Espíritu para que soplara sobre aquellos muertos. Entre Jerusalén y Galilea estaba la parte llamada Samaria, habitada no por israelitas sino por gentes que un rey extranjero había traído muchos años antes. Fueron pasando los años y la higuera se hizo grande de modo que el dueño, mirándola, pensó dentro de sí, “este otro año va a haber fruto”. ¿Qué es lo que ha pasado? A su siervo, Moisés, le dice que haga una serpiente de metal, y que la ponga sobre un asta a la vista de todos. 4 ¿Cuál fue la pregunta que hicieron a Rebeca, y cuál la respuesta de ella? No todos aquellos que son de Satanás llevan vidas malas. Del mismo modo también puede ser salvado hoy el pecador; no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. Chat cristiano . ¿qué le dijo que hiciera? Si no trata de salvarse por medio de la ley, el pecador busca en la religión la ayuda necesaria; él reza, hace oraciones, deja sus malas costumbres y asiste a la iglesia. Entonces la mujer confesó su fe en Dios, diciendo: “Ahora conozco que tú eres varón de Dios, y que la palabra de Jehová es verdad en tu boca”. Para hacer comprender su mensaje el Señor usó dos veces la misma expresión «es necesario». Para ser salvo es necesario reconocer que Jesús es Rey, es decir, aceptarlo como al Señor de uno, y no simplemente tener el vago conocimiento de la mayoría que “Él murió por nosotros”, Romanos 10:9, 1 Tesa-lonicenses 1:9. Esaú menospreció la primogenitura cuando la vendió por un plato de comida, pero poco pensó que por ese acto perdería la bendición, sino que demasiado tarde se dio cuenta de su locura. Si esta idea les sirve de ayuda…. Pedro también dice haberlo visto, y están ocupados en esta discusión cuando de repente llegan dos creyentes de la aldea de Emaús quienes, agitados por la rapidez del viaje y la emoción que ha invadido sus corazones, cuentan que Jesús anduvo con ellos, entró en su casa, y se dio a conocer a ellos. Esa noche Dios enviará al heridor para que pase por la tierra de Egipto, y en toda casa donde no aparezca la sangre, el primogénito morirá. Este, habiendo terminado su trabajo, se ausentó, dejando su campo bajo el cuidado de sus siervos a quienes advirtió que debían velar siempre. Entre las mujeres que escu­chaban con interés se encontraba una llamada Lidia, oriunda de Tiatira en Asia Menor, quien por motivo de trabajo se había radicado en Filipos donde vendía púrpura. ‘‘¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás, o a Jesús llamado el Cristo? Jesús reconoció la fe de ella (versículo 50), y le perdonó en vista de su muerte en la cruz donde Él iba a expiar los pecados de ella. Apenas bajó el Señor Jesús del barco le salió al encuentro aquel hombre aterrador, quien desde lejos lo divisó, y saliendo de los sepulcros, corrió hasta Él, y se postró a sus pies. Pobre Jonás. Terminado el libro, Baruc, aprovechando una reunión especial que se celebraba en el templo, se levantó entre la gente que se había juntado de muchas ciudades de Judea. Muchos de los israelitas, miedosos por causa de que no tenían armas, se escondieron en cuevas, y en peñascos, y algunos huyeron a lugares distantes. Jesús le respondió: «Tu hermano resucitará». Entonces rasgando el libro con un cortaplumas, lo echó en el fuego, y con mucha indiferencia lo miró hasta que todo se consumió. Al verlo, los israelitas se atemorizaban y huían ante su desafío, pues gritaba, “Escoged de entre vosotros un hombre que venga contra mí”. Pero Saúl, en un arrebato de enojo, arrojó una lanza a fin de enclavar a David a la pared. Eliseo contestó: “Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí”. El pasaje que hemos leído nos cuenta del primer milagro de Jesús, el cual efectuó en Caná de Galilea, pueblo que quedaba a corta distancia de Nazaret, donde Él había sido criado. Porque hemos sido vendidos, yo y mi pueblo, para ser destruidos, para ser muertos y exterminados”. No hay país ni familia que no haya sido afectado en alguna manera por este mal que causa tanto dolor. Primeramente dice: «El viene después de mí, pero es antes de mí; porque era primero que yo». Estudio de parte del maestro: Ester 1 y 2, Lectura con la clase: Ester 2.5 al 8, 15 al 18, Texto para aprender de memoria— los menores: Salmo 75.7. También lo es el día cuando un pecador se convierte de sus pecados al Señor Jesús, 1 Tesalonicenses 1:9. PASOS PARA PREPARAR UNA CLASE DE ESCUELA DOMINICAL. Desde hace mucho tiempo antes la madre le esta niña ha deseado vengarse de Juan quien reprochó su vida pecaminosa. La mo­neda que estando perdida para nada servía, después de encontrada sería útil a su dueña. Tal es el cuadro que vemos en la primera parte de nuestro capítulo, pero inconsciente del peligro que se avecinaba, José seguía haciendo sus quehaceres, y no vemos nada de orgullo ni malicia de su parte. Les aseguró que durante su ausencia en la gloria, el otro Consolador, el Espíritu Santo, vendría a morar en ellos a fin de enseñarles y utilizarles en la obra de evangelización. Después de aquel extraordinario milagro transcurrieron muchos cen­tenares de años, y entonces nuevamente sucedieron grandes prodigios en el cielo y en la tierra. ¡Qué triste cuadro es este, pues en la presencia ce su Creador y único Salvador, sólo demuestran crueldad! (Versículos 28 y 30, 1 Juan 5.12) 2. El primero, trabajando arduamente, emplea pala y picota a fin de quitar la arena movediza, pues desea llegar hasta la roca que proporcionará un fundamento sólido para su edificio. En Romanos 3.19,20, se nos dice que fue para hacer callar al hombre presuntuoso, quien como Israel (Éxodo 19.8) piensa poder cumplir los requisitos divinos. Se habrán extrañado al escucharlas siguientes pala­bras del Señor, pues Él les dijo: «Me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis; mas vamos a Él”. ¿Cuáles fueron los privilegios que David dio a Mefi‑boset? Este salmo nos enseña que para poder llegar hasta allá uno tiene que conocer personalmente al Buen Pastor (v. 1). Samuel, reconociendo que Saúl era el ungido de Dios, le besó. Comprendiendo que algún motivo muy especial la había hecho entrar hasta allí, le extendió el cetro de oro, gesto que demostró su agrado, y Ester, acercándose, tocó la punta del cetro. Satanás emplea muchos ardides para impedir el avance de la obra de Dios. ¿Por qué decimos que los de Berea eran como la buena tierra de la parábola? (Levítico 6.13) Ellos perecieron; “el fuego les quemó”. Hablando con Moisés le dice: “Toma a Aarón y a Eleazar su hijo, y hazlos subir al monte de Hor, y desnuda a Aarón de sus vestiduras, y viste con ellas a Eleazar su hijo; porque Aarón será reunido a su pueblo, y allí morirá”. Resucitado y sentado a la diestra de su Padre, Él intercede en todo momento por los suyos, de modo que leemos que “seremos salvos por su vida”. 1 ¿Por qué estaban José y María en Belén cuando Jesús nació? Cuán agradecido estaría por el hecho de estar nuevamente al lado de su Señor. Existiría un cuarto reino muy fuerte que en su forma final sería compuesto por diez reyes. Estudio de parte del maestro: 1 Samuel 17.1 al 52, Lectura con la clase:  1 Samuel 17.1 al 11, Texto para aprender de memoria— los menores: 1 Juan 3.8, Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Aparte de aquella muerte de Jesús, Pedro nunca podría haber sido salvado ni restaurado. Como era de suponerse, los discípulos al oir esta pregunta, se extrañaron, ya que su Señor se halla­ba rodeado por tantas personas, y tiene que haber sido una gran sorpresa para ellos ver que una mujer, temblando, se postraba a los pies de Él. Jesús es este General, des­crito en diferentes partes de la Biblia como “el Príncipe del ejército de Jehová”, y el “Rey de Reyes”. ¿cuántos de sus oyentes creyeron el mensaje? Al saber del agua que satisface plenamente la mujer piensa: ¡Que bue­no sería no tener que caminar tanto ni tener que seguir haciendo el duro trabajo de elevar el agua del pozo! Es el Señor Jesús, la única persona competente para salvar, cuidar y bendecir al pecador. Dios tiene otro Rey, a saber el mismo Señor Jesucristo quien excede a Salomón en sabiduría, en riquezas, en poder y en gloria, y quien puede resolver todos los problemas de los seres humanos. Lectura con la clase: Números 13.17 al 33, Texto para aprender de memoria— los menores: Salmo 106.24. Al otro día, llegaron a la casa de Cornelio donde hallaron que éste había juntado a sus parientes, amigos y siervos, muy deseosos todos de oir la palabra de Dios. No fue primera vez que él había estado en aquel lugar, pues dos veces antes fue encarce­lado, y todo el mundo sabía que de alguna manera milagrosa había esca­pado. El miedo de los diez espías se trasmite a las multitudes cuya alegría se convierte en duda y desesperación. Puesto que el pueblo de Sí­sara quedaba cerca, a unos 25 kilómetros al oeste, él llegó a saber luego de los preparativos de Israel. En esta lección, ¿qué favor pidió uno al Señor? Hoy nos corresponde ver algo sobre el comportamiento y la desobediencia de Saúl. ¡Pero no, todo el muro no ha caído! En la lección de hoy, hemos leído de un sueño maravilloso por el cual Dios habló personalmente a Jacob. El sudor que cayó como sangre nos recuerda lo que Dios dijo a Adán en Génesis 3.19. Lo fueron a buscar, y luego entró David, un joven rubio y de hermosos ojos, y de buen parecer. 17- Sermón de la montaña: PDF. Hoy Dios llama a todos los pecadores, hombres y mujeres, niños y niñas, a que acepten a su Hijo Jesús. Estudio de parte del maestro: Éxodo 11 y 12. Nos parece que el sembrador ha trabajado en vano, pero todavía no lo hemos visto todo. De ahí que dice: «Ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis». ¡Dios le había herido por su pecado! Sin embargo, antes que pueda acercarse, una voz de en medio de las llamas que le dice: “Moisés, Moisés”.
Que Estudia El Derecho Ejemplos, Plan Curricular Primaria 2022, Repositorio Unac Posgrado, Plan De Negocio Para Taller Mecánico, Cosapi Computrabajo Choferes, Nissan Versa 2014 Precio, Municipalidad Distrital De Chincheros, Ejercicios Para Evitar Lesiones En El Trabajo, Computrabajo Latam Airlines, Ley 27444 Actualizado 2022,