Marcuse (19686) afirma que el marxismo no ha sido lo suficientemente radical en su intento por desarrollar una nueva sensibilidad que se desenvolvería como "una barrera instintiva en contra de la crueldad, brutalidad y fealdad". En otras palabras, el positivismo puede ignorar a la historia pero no puede escapar de ésta. 07, 2012 • 23 likes • 22,008 views Education Kevin Rojas Follow Advertisement Recommended H.Giroux Karl123 28.6k views • 14 slides Teorías sociológicas de la educación Ariel Ferreyra 4.1k views • 44 … La fe en la racionalidad científica y en los principios del juicio práctico no constituyeron un legado que se desarrolla exclusivamente en los siglos XVII y XVIII, cuando la gente de razón se unió en un vasto frente intelectual para dominar al mundo a través de la apelación a los reclamos del pensamiento racional. Este aspecto dialéctico del conocimiento es el que se necesita desarrollar como parte de la pedagogía radical. WebNada en Giroux lo acerca a una comprensión sectaria del mundo, así como tampoco hay lugar en su pensamiento para que broten falsas dicotomías. pero también mediante el currículo oculto se transmite información de otro tipo h"]à h”pG 6�CJ( aJ( mH Visto como un modo relativamente nuevo de dominación, amarró los valores, ideas y prácticas sociales de la gente que acabaron por bloquear sus posibilidades de gratificación y felicidad como fines en sí mismos. Como tal, es más capaz de agarrarse a la intensa sinrazón social que las psicologías conformistas reprimen y olvidan: el barbarismo de la civilización en sí misma, la miseria de la vida escasamente suprimida, la locura que persigue a la sociedad (Jacoby, 1975). Creo que es claro que el pensamiento de la Escuela de Frankfurt proporciona un gran reto y un estímulo para los teóricos de la educación que son críticos de las teorías educacionales ligadas a los paradigmas funcionalistas basados en supuestos extraídos de una racionalidad positivista. La cultura, como Marx observó en los sistemas jurídicos y políticos, no puede ser completamente "entendida ni en términos de sí misma [...] ni en términos del tan universalmente llamado desarrollo de la mente". Desde luego, tales fundamentos no podrían ser encontrados en supuestos marxistas como a) la noción de la inevitabilidad histórica, b) la primacía del modo de producción para dar forma a la historia y c) la noción de que la lucha de clases así como los mecanismos de dominación tienen lugar principalmente en los 7 confines del proceso de trabajo. No hay lugar en su discurso para las categorías fundamentales de praxis, categorías como subjetividad, mediación, clase, lucha y emancipación. Lo hace proponiendo un argumento para la teoría de la pedagogía radical que tiene como su primera tarea el desarrollo de un nuevo lenguaje y un grupo de conceptos críticos. De acuerdo con Adorno (1973), la crisis de la razón tiene lugar "cuando la sociedad se vuelve más racionalizada; bajo esas circunstancias históricas, ésta pierde su facultad crítica en la búsqueda de la armonía social, y se convierte en un instrumento de la sociedad existente. Consecuentemente, el positivismo es una lucha contra toda metafísica, trascendentalismo e idealismo como formas de pensamientos regresivos y oscurantistas. A través del funcionamiento dentro de un contexto libre de compromisos éticos, el positivismo se casó a sí mismo con el inmediato y "celebrado" mundo de los "hechos". Los elementos de crítica y oposición, que la Escuela de Frankfurt creía inherentes a la cultura tradicional, habían sido perdidos bajo racionalidades duales de administración e intercambio. De acuerdo con la Escuela de Frankfurt, todo pensamiento y toda teoría están atados a un interés específico en el desarrollo de una sociedad sin justicia. El punto aquí, es que el valor de cualquier experiencia "dependerá no de la experiencia del sujeto sino de las luchas alrededor de las que la experiencia es interpretada y definida" (Bennet, 1980b). Por otro lado, sería una forma de conocimiento que instruiría al oprimido respecto de cómo apropiarse de las dimensiones más progresistas de sus propias historias culturales, así como a reestructurar y apropiarse de los aspectos más radicales de la cultura burguesa. Por lo tanto, privada de su realidad inmediata, ellas entran a un contexto diferente en el que hasta lo feo, lo cruel y lo enfermo llegan a ser parte de la armonía estética gobernante del todo (Marcuse, 1972). Debe enfatizarse que la justificación ideológica del orden social no puede encontrarse simplemente en las formas de interpretación que entienden a la historia como un proceso de evolución "natural" o en las ideologías distribuidas por medio de la industria cultural. Bourdieu amplía las ideas de Marcuse señalando que en la noción de aprendizaje el niño no sólo internaliza los mensajes culturales de la escuela a través del discurso oficial (conocimiento simbólico) sino también los mensajes contenidos en las prácticas "insignificantes" de la vida en las aulas. Sólo el conocimiento podría aclarar cómo los oprimidos serían capaces de desarrollar un discurso libre de distorsiones de su propia, y en parte mutilada, herencia cultural. Establecido por el rico comerciante de granos llamado Félix Weil, el instituto estuvo bajo la dirección de Max Horkheimer en 1930. En otras palabras, Horkheimer y Adorno reconocían que la psicología freudiana registraba una crítica poderosa de la sociedad existente al exponer su carácter antagonista, pero que había fallado al no extender esta idea y al no ubicarla en el terreno psicológico o político, ya fuera en los individuos o en las clases sociales, para el reconocimiento autoconsciente de tales contradicciones y de la habilidad de los agentes humanos para transformarlas. El surgimiento del stalinismo, el fracaso de la clase trabajadora europea y de Occidente al no poder entablar una contienda en contra de la hegemonía capitalista en una forma revolucionaria y el poder del capitalismo para reconstituir y reforzar su control económico e ideológico, forzó a la Escuela de Frankfurt a rechazar la lectura ortodoxa de Marx y Engels, particularmente como ésta se desarrolló a través de la interpretación de la Segunda y Tercera Internacionales. Por lo tanto, para ellos, te crítica representa un elemento indispensable en la lucha por la ""emancipación y es precisamente en su necesidad de crítica y de una nueva sensibilidad, que uno encuentra que el análisis de la naturaleza de la dominación contiene ideas invaluables para una teoría de la educación. WebGiroux, Henry. Es decir, la historia debe ser captada como una "segunda naturaleza" en esos conceptos e ideas del mundo que hacen los aspectos más dominantes del orden social y que parecen inmunes al desarrollo histórico y sociopolítico. HISTORIA Y ANTECEDENTES DE LA ESCUELA DE FRANKFURT El Instituto para la Investigación Social (Das Institute fur Sozialforshung), oficialmente creado en Frankfurt, Alemania, en febrero de 1923, fue el hogar original de la Escuela de Frankfurt. Al hacer eso, sus miembros desarrollaron un marco de referencia dialéctico con el que se podían entender las mediaciones que ungirá las instituciones y a las actividades cotidianas "con la lógica y las fuerzas dominantes que dan forma a la totalidad social amplia. Aquí el principio de la dialéctica lleva al pensamiento más allá de los límites de la filosofía. La parte pedagógica trata acerca del involucramiento de los docentes en la contestación y la … WebAcercamiento a la propuesta sobre Pedagogía Crítica de Henry Giroux Ni lo ha de hacer, porque estas fuerzas no tienen el mismo valor moral A la gente se le enseña a olvidar los conflictos objetivos, que necesariamente se repiten en cada individuo, en vez de ayudarles a enfrentarlos (Adorno, 1968). Para el educador radical, esto sugiere usar la historia con el fin de "luchar en contra del espíritu de los tiempos más que abrazarla para ver hacia atrás, usarla para ver hacia adelante" (Buck-Morss, 1977). En otras palabras, en el verdadero espíritu de la armonía del positivismo, el arte se convierte en el simple espejo de la realidad existente y en una ratificación de ésta. Mientras Marcuse (1955) acepta la noción freudiana de que el conflicto central de la sociedad se encuentra entre el principio de la realidad y el principio del placer, Freud rechaza la posición de que este último tuviera que ajustarse al primero. Específicamente, en este capítulo argumento la importancia de la teoría crítica original y de las ideas que ofrece al desarrollo de un fundamento crítico para una teoría de pedagogía radical. La teoría MODELO DIALÉCTICO DE LA … Se necesita recordar que el poder es una fuerza que así como posibilita también restringe, como Foucault (1980) lo señala ávidamente. El trabajo de Freud pareció haber trascendido sus propios defectos porque en un nivel personificó el espíritu de la negación. El análisis, en este caso, incluye la teoría de la psicología profunda de la Escuela de Frankfurt, a la cual me referiré ahora brevemente. Webpáginas 143-149 el pensamiento de henry giroux no permite quienes lo abordan. El significado de esta perspectiva para la pedagogía radical es que señala el valor de la psicología profunda que puede descifrar la manera en que penetran los mecanismos de dominación y las potencialidades de liberación en la propia estructura de la psique humana. Además, al situarse a sí mismo dentro de un número de dualismos falsos (hechos contra valores, conocimiento científico contra normas y descripción contra prescripción) el positivismo disuelve las tensiones entre potencialidad y realidad en todas las esferas de la existencia social. * El positivismo, de acuerdo con Horkheimer, presentaba una noción de conocimiento y ciencia que despojaba a ambos de sus posibilidades críticas. These cookies will be stored in your browser only with your consent. Siglo XXI. El hombre unidimensional, México, Joaquín Mortiz, 1970, p. 189. Por otro lado, existen posturas pedagógicas radicales que se aferran a nociones de estructura y dominación. Como Horkheimer escribe. î Por supuesto, la tarea de trasladar el trabajo de la Escuela de Frankfurt a los términos que dan forma y enriquecen a la teoría y la práctica educativa radical será difícil. WebUna pedagogía para la oposición Por. �( Ë. En otras palabras, la teoría crítica se refiere tanto a la "escuela de pensamiento" como al proceso de crítica. La noción del pensamiento dialéctico, como pensamiento crítico y sus implicaciones para la pedagogía, se ve de una manera más o menos clara en lo que comenta Jameson: [E]l pensamiento dialéctico es [...] el pensamiento acerca del pensamiento mismo, en el que la mente debe de lidiar tanto con su propio proceso de pensamiento como con el material acerca del que trabaja, en el que tanto el contenido particular involucrado como el estilo de pensamiento que se adapta a éste deben ser sostenidos juntos en la mente al mismo tiempo (Jameson, 1971). Teoría y resistencia en educación es un libro de gran … En otras palabras, la teoría es indisputablemente crítica (Adorno et aL, 1976). Es conveniente citar textualmente a Bourdieu: [Las escuelas] [...] fijan una serie de detalles aparentemente insignificantes del vestido, conducción, modales físicos y verbales [...] Los principios contenidos en esta forma se ubican más allá del alcance de la conciencia, y por lo tanto no pueden ser tocados voluntariamente; la transformación deliberada no puede ni siquiera ser explícita [...] Todo el truco de la razón pedagógica reside precisamente en la forma en que ésta enfatiza lo esencial mientras que aparentemente demanda lo insignificante: obtener respeto por las formas y modos de respeto que constituyen las más visibles y al mismo tiempo más ocultas manifestaciones del orden establecido (Bourdieu, 1977b). Como rechazo a la absolutización de los hechos, la Escuela de Frankfurt argumentó que en la relación amplia entre la teoría y la sociedad existen mediaciones que dan significado no sólo a la naturaleza constitutiva del hecho sino también a la propia naturaleza y sustancia del discurso teórico. Resulta central para el trabajo de la escuela de Frankfurt examinar el grado en que la lógica deja dominación ha sido extendida a la esfera de la vida cotidiana de la esfera pública, y al modo de producción en sí mismo. Tanto los fines de la teoría de la identidad como la psicología revisionista tenían una naturaleza política e ideológica y fue precisamente a través del uso de la metapsicología de Freud que fue posible exponerlas como tales. Se ignora que son también sitios culturales y políticos, como lo es la noción de que representan espacios de contestación y lucha entre grupos diferencialmente dotados de poder cultural y económico. El estudio de Marcuse (1964) acerca de la naturaleza ideológica del lenguaje, el análisis de Adorno (1975) sobre la sociología de la música, el método de la dialéctica crítica de Horkheimer (1972) y la teoría de la cognición de W. Benjamín (1969,1977) suministraron una serie de construcciones teóricas valiosas por medio de las cuales se pudieron investigar la naturaleza del conocimiento producido socialmente y la experiencia en las escuelas. En vez de proclamar al positivismo como la noción de neutralidad, la teoría crítica abiertamente toma partido por el interés de luchar por un mundo mejor. Vale la pena mencionar, en contraste, el argumento de Habermas (1973) de que la ciencia y la tecnología, en la esfera del trabajo, están necesariamente limitadas a consideraciones técnicas y que la reciente organización del trabajo representa el precio que un orden industrializado avanzado debe pagar para su confort material. WebEscuela y teorías de la resistencia. En otras palabras, Freud creía que "el precio déla felicidad en la civilización es pagado dando como prenda el aumento del sentimiento de culpa" (Freud, 1949). Esto es, aunque acepta la mayoría de los supuestos más controvertidos de Freud, su interpretación de ellos es única y provocativa. Esto es, la lógica del carácter predecible, verificable, transferible y operable es remplazado por un modo dialéctico de pensamiento que hace énfasis en las dimensiones históricas, relaciónales y normativas del cuestionamiento y conocimiento social. Para Adorno esta noción convencional fue destruida con base en la contradicción que reducía a la cultura a una pieza de taquigrafía ideológica: [La idea convencional de cultura] pasa por alto lo que es decisivo: el papel de la ideología en los conflictos sociales. La historia, para Adorno y otros conectados con la teoría crítica, tenía un doble significado y no podía ser interpretada como un patrón continuo que se extiende bajo los imperativos de las leyes "naturales". El principio de la realidad existente, al que Marcuse (1955) nombró como el principio de performatividad, había sobrepasado su función histórica, esto es, la sublimación del eros en beneficio de la necesidad social del trabajo. O sea, en vez de las limitantes de la teoría freudiana, Adorno —y Horkheimer también— creían firmemente que él psicoanálisis suministraba un fuerte baluarte teórico en contra de las teorías sociales y psicológicas que exaltaban la idea de la "personalidad integrada" y de las "maravillas" de la armonía social. Adorno, Horkheimer y Marcuse, en contraste con Marx, creían que "el fatídico proceso de la racionalización" (Welmer, 1974) había penetrado todos los aspectos de la vida cotidiana, ya fuera por los medios de comunicación masiva, la escuela, o el lugar de trabajo. En uno de sus más famosos primeros ensayos donde compara las teorías tradicional y crítica, Horkheimer expuso el valor esencial de la teoría como lucha política: No es sólo la hipótesis de investigación la que muestra su valor en el continuo quehacer del hombre; es un elemento esencial en el esfuerzo histórico el crear un mundo que satisfaga las necesidades y el poder del hombre. Por otro lado, el pensamiento dialéctico se refiere tanto a la crítica como a la reconstrucción teórica (Giroux, 1981a). La teoría, en este caso, llega a ser una actividad transformadora que se ve a sí misma como explícitamente política y se compromete a la proyección de un futuro inacabado. La función social de la ideología del positivismo fue la de negar la facultad crítica de la razón permitiéndole solamente operar en el terreno de los hechos totalmente fácticos. La metapsicología de Freud le ofreció un fundamento teórico importante para revelar la interacción entre lo individual y lo social. La teoría no es un mero vehículo que se vuelve superfluo en cuanto la información se tiene en la mano (Adorno, 1969). Por otro lado, la Escuela de Frankfurt rechazó la noción sociológica central de que la cultura existía en forma autónoma, sin relación con los procesos políticos y económicos de la sociedad. La "segunda naturaleza" representa la historia que se ha solidificado en una forma de amnesia social (Jacoby, 1975), una forma de conciencia que "olvida" su propio desarrollo. Por lo tanto, la posición de la Escuela de Frankfurt respecto de la relación entre teoría y estudios empíricos ayuda a aclarar su opinión de teoría y práctica. Como Marcuse lo señala, "el hecho de que un juicio puede ser correcto y no obstante no sea verdadero, ha sido el problema crucial de la lógica formal desde tiempo inmemorial" (citado en Arato y Gebhardt, 1978). O sea, al asegurar que el impulso primario de la humanidad es el placer, Marcuse redefine el impulso de muerte argumentando que es mediado no por la necesidad de autodestrucción —aunque ésta es una forma que puede tomar— sino por la necesidad de dar solución a la tensión. La historia, la psicología y la teoría social se interrelacionan en un intento por rescatar al sujeto humano de la lógica de la administración capitalista. Henry Giroux. educativo, también analiza las relaciones existentes entre las instituciones Al hacer esto articuló una noción de negatividad o crítica que se opuso a todas las teorías que enfatizaban la armonía social mientras que dejaban sin problematizar las nociones básicas de la sociedad más amplia. Al hacer clic en "Aceptar todo", acepta el uso de TODAS las cookies. * En el contexto de la teoría social contemporánea performatividad (del inglés performance) significa una ejecución óptima, eficiente y funcional de un sistema. Por el contrario, desarrollaron una noción de dominación insatisfactoria y una idea exagerada de la naturaleza integrada del público estadounidense; subestimaron constantemente el potencial radical inherente a la cultura de la clase trabajadora y nunca conformaron una teoría adecuada de la conciencia social. Cual es el ancestro de todas las plantas? El punto de partida para continuar con estos planteamientos es de naturaleza histórica y sugiere un breve comentario de la forma en que este problema ha sido tratado en análisis tradicionales y radicales. La modificación en el enfoque teórico fue rápidamente seguida por un cambio en su residencia. Al escribir acerca de sus experiencias como especialista, en su estancia en Estados Unidos, Adorno expuso una postura sobre los estudios empíricos que fue representativa de la Escuela de Frankfurt en general: Mi propia posición en la controversia entre la sociología empírica y teórica [...] debo resumir diciendo que las investigaciones empíricas no son sólo: lícitas sino esenciales hasta en el terreno de los fenómenos culturales. Pero la ruta de comprensión de este concepto necesita que primero se analice la crítica del positivismo de la Escuela de Frankfurt, particularmente desde que la lógica del pensamiento positivista (aunque en formas variadas) representa el mayor impulso teórico que actualmente delinea la teoría y la práctica educativas. En otras palabras, significaba, como lo señaló Benjamin "ir en contra del curso de la historia" (Benjamin, 1974). Precisamente en esta confrontación del trabajo de la escuela de Frankfurt y de las diferentes teorías de la educación se analizan en esta sección los elementos de una teoría radical de pedagogía que empiezan a aparecer. Las teorías de la reproducción son un conjunto de teorías educativas desarrolladas en el marco de la sociología de la educación que entienden que la educación es un medio mediante el cual se reproducen o perpetúan las relaciones sociales desiguales vigentes. CONCLUSIÓN He intentado presentar aspectos seleccionados del trabajo de los teóricos críticos como Adorno, Horkheimer y Marcuse, que ofrecieron ideas teóricas para el desarrollo de la teoría crítica de la educación. Ya que comprender la realidad significa comprender lo que las cosas realmente son, y esto al mismo tiempo significa rechazar su mera factualidad. WebHenry Armand Giroux (nacido en 1943) es un erudito y crítico cultural estadounidense-canadiense. de futbol y a las mujeres las ponía a hacer otras cosas, aunque él no lo está í 2. El planteo de este artículo es que tal imposición externa es una apariencia producto del ca-rácter enajenado de la conciencia que impide analizar que las relaciones sociales, lejos de imponérsenos, son Pero es importante hacer énfasis en la unión de la teoría crítica con las metas de la emancipación social y política, para ello la Escuela de Frankfurt redefinió la noción misma de racionalidad. Que pasa si te duermes con los zapatos puestos? El positivismo se convirtió en el enemigo de la razón más que en su agente y emergió en el siglo XX como una nueva forma de administración y dominación social. Esta tarea es a la que ahora me remito. Al llamar la atención sobre los momentos de la historia suprimidos, la teoría crítica señala la necesidad de desarrollar una sensibilidad igual hacia ciertos aspectos de la cultura. Webla escuela, las «teorías de la resistencia» postulan que la lucha puede darse en el plano ideológico dentro de la práctica escolar. La fortaleza y debilidades del proyecto de la Escuela de Fran son inteligibles sólo si son vistas como parte de los contextos sociales e históricos en que se desarrollaron. En las páginas siguientes … Friedman resume la esencia de esta postura: Para la Escuela de Frankfurt, el positivismo filosófico y práctico constituyó el punto final de la ilustración. Dicho de otro modo, en última instancia la relación con el statu quo es conservadora, pero no es autoconscientemente reconocida por aquellos que ayudan a reproducirla. Para Marcuse (1964), las marcas de represión social son generadas en el interior de las historias individuales, en "las necesidades, las satisfacciones y en los valores que reproducen la servidumbre de la existencia humana". Giroux, presenta una teoría que pretende hacer cambiar la visión de los estudiantes y de la gente en general. Segundo, significa confiar a la teoría la tarea de rescatar la razón de la lógica de la racionalidad tecnocrática o positivista. Pero uno no debe conferir autonomía sobre ellos o considerarlos como una llave universal. Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarle la experiencia más relevante recordando sus preferencias y visitas repetidas. Los tradicionalistas fallaron porque rechazan hacer problemáticas las relaciones entre las escuelas, la sociedad más amplia y los problemas de poder, dominación, y liberación. La teoría de la resistencia lo que hace es Pero debe de hacerse aquí una caracterización más amplia. Lo que él objetó fue la represión innecesaria que estaba contenida en el ethos y en las prácticas sociales que caracterizaban a las instituciones sociales como la escuela, el lugar de trabajo y la familia. Por otro lado, la teoría marxista ortodoxa establecía una relación entre cultura y fuerzas materiales de la sociedad, a través de la reducción de la cultura al mero reflejo del campo económico. Más específicamente, tendrán las herramientas para analizar cómo ha funcionado esta sociedad para dar forma y frustrar sus metas y aspiraciones o evitar que imaginen una vida fuera de la que actualmente llevan. Junto con esta postura destacan las ideas de que el conocimiento deriva de la experiencia sensible y de que el ideal que persigue tiene lugar "en la forma de un universo matemáticamente formulado que se puede deducir de más pequeños números de axiomas, un sistema que asegura el cálculo de la probabilidad de ocurrencia de todos los eventos" (ibid.). Al no reflexionar en las premisas de su paradigma, el pensamiento positivista ignora el valor de la conciencia histórica y consecuentemente pone en peligro la naturaleza del propio pensamiento crítico. Su función es la de romper la autocerteza y la autosatisfacción del sentido común, que socavan la confianza siniestra en el poder y en el lenguaje de los hechos fácticos, para demostrar que la falta de libertad está arraigada en el corazón de las cosas, que el desarrollo de sus contradicciones internas nos lleva necesariamente a un cambio cualitativo: la explosión y la catástrofe del estado de cosas establecido (Marcuse, 1960). En contra de la imagen de la modelo femenina semidesnuda que vende el modelo de automóvil nuevo, está la tensión latente del deseo sexual desubicado y malversado. Su tarea termina cuando ha afirmado y explicado el hecho [...] Bajo las reglas del positivismo, la razón inevitablemente para en seco a la crítica (Friedman, 1981).